FEEDBACK

Literatura De China Vol. 1

(Ave of 1 Goodreads ratings)
Price: $13.66 $9.60 (Save $4.06)
Sorry, this product is currently out of stock.

Author: He Jianming;
Language: Spanish
Page: 241
Publication Date: 07/2012
ISBN: 7510426359,9787510426353
Publisher: New World Press
Details
About Author
He Jianming es un conocido autor de reportajes de corte literario,pos-graduado en Literatura y Filosofia y Trabajador Modelo Nacional.En la actualidad funge como secretario del Comité del Grupo Editorial de Escritores de China del Partido Comunista de China(PCCh),así como director del Consejo Administrativo de dicho grupo,director de la Editorial de Escritores,y vice-presidente de la Asociación de Reporteros Literarios.Como autor,ha ganado las ediciones primera,segunda y cuarta del Premio Literario Lu Xun,el Premio a la Mejor Obra,que otorga el Departamento de Propaganda del Comité Central PCCh,el Premio Nacional del Libro y el Premio al Mejor Libro de China.También ha merecido en cinco ocasiones el Premio al Reportaje Literario Chino.Sus obras más representativas son: Lealtad y traición,Memorias de un guardaespaldas,Lágrimas de oro,Reportaje sobre examen de ingreso a la universidad de China,El Estado actúa,República en estado de emergencia,El ministro y el Estado,y Mi paraíso,entre otras.
Table of Contents
La conexión nuestra de cada día 
El sombrero de copa de Irina 
La página 43 
Sopa clara con verduras 
Nido vacío
Sample Pages Preview

Sample pages of Literatura De China Vol. 1 (ISBN:7510426359,9787510426353) 

Tras evocar los anos juveniles,dieron rienda suelta a su deseo de charlar,trasládandose al presente.Que si Fulanito de Tal tiene una aventura extramatrimonial; que si Mengano tiene mucha suerte en el amor; que si Zutano es tercera pata en el matrimonio de Ciclano,entre otros casos similares.De pronto,uno senaló a otro,diciéndole:"Te vi el otro día.Ibas caminando del brazo con otra mujer que no era tu esposa,así que no te saludé."Y ahí mismo comenzaron a pinchar al supuesto infiel,para sacarle la verdad,pero el interrogado,honrado y tímido,se deshizo en justificaciones,en medio del sonrojo.Al ver que nadie le creía,se enojó y,deses-perado,buscó alguna prueba que sustentara su inocencia.Por último,sacó su télefono y lo tiró sobre la mesa,"Saquen sus teléfonos."De hecho,la mayoría de los celulares ya estaban sobre la mesa.Al oír sus palabras,algunos movieron sus aparatos un poco hacia adelante y otros un poco hacia atrás,sin que nadie lograra adivinar sus propósitos.El presuntoinfiel dijo:"Si soy culpable,de seguro verán secretos en mi celular.Se atreven ustedes a intercambiar sus teléfonos?El que tenga algo que ocultar,de seguro no lo hará Yo si!"Justo después de su discurso,varios de los presentes pali-decieron y trataron de recuperar sus celulares.Alguien dijo:"Un teléfono es privado,y por supuesto no es negociable que otros fisgoneen en él.Eres acaso un fisgón?"Lo cierto es que algunos se mantenían tranquilos y sin inmutarse,mientrasque otros parecían un poco entusiasmados con la idea del intercambio.Alguien dijo:"Es una buena idea.Hagámoslo!"A Gui Ping no le importaba,pero pensaba que su companero había ido demasiado lejos,y le dijo:"Nadie guarda ese tipo de mensajes.Qué objetivo tendría?Mostrárselos a una mujer? A un marido?"Pero el ex condiscípulo se mantenía en sus trece,"Si son de un amor verdadero,no se borran".Todos rieron,y dijeron que el podría hablar sobre el tema por experiencia propia.Al no poder convencer a tanta gente,se enfureció.Ruborizado,puso de un manotazo su celular en la mano de otro y le dijo:"Mira,mira!" 
El grupo se dividió en dos.De un lado,los que no querían,o se atrevían,a revelar sus secretos,y se negaban a participar en el juego,aferrándose a sus celulares,a otros,entre ellos Gui Ping,no les importaba,o estaban tratando de cubrir las formas,por lo que colocaron sus aparatos sobre la mesa.Después,el que organizaba la apuesta cerró los ojos y mezcló los celulares.Los demás también cerraron los ojos y cada uno cogió un aparato.Gui Ping sacó el teléfono de una antigua companera de clase.Estaba a punto de abrirlo,cuando la vio mirarlo avergonzada.Gui Ping se sorprendió y dijo:"Bueno,yo no leo los mensajes de las mujeres."Se lo devolvió,pero ella,tras guardar el celular,le espetó con tono hurano:"Podías haber mirado.Si no lo haces es tu problema."Gui Ping no discutió con ella,pero él mismo no tuvo tan buena suerte.Un tipo más indiscreto tenía su teléfono.Después de leer sus mensajes,se decepcionó mucho,diciendo:"Ja,ja,viniste bien preparado."
Literatura De China Vol. 1
$9.60